Tras los ataques mortales realizados en Estados Unidos en las últimas 24 horas, el presidente Donald Trump señaló que es necesario “poner fin” a este tipo de tiroteos, y dijo que habló con el fiscal general William Barr para analizar la mejor manera de evitarlos.

“Tenemos que poner fin a ésto. Ésto ha estado sucediendo durante años y años en nuestro país”, aseveró Trump ante reporteros, y agregó que “el odio no tiene lugar” en Estados Unidos.

El presidente también agradeció el trabajo de la Policía de El Paso y Dayton. “Quiero dar las gracias a la Policía en ambos lugares. El trabajo que han hecho es increíble. También quiero felicitarlos. Nadie podría haber hecho lo que hicieron. Podría haber sido mucho peor”, señaló.

Previamente, a través de su cuenta de Twitter, Trump autorizó colocar las banderas a media asta en todos los edificios del gobierno federal en honor a las víctimas de las tragedias de El Paso y Dayton hasta el próximo jueves. Dijo que      “(la primera dama) ¡Melania y yo estamos orando por todos los afectados por este indescriptible acto de maldad!”.